Domingo 21 Enero 2018

   

 

 

 

Elegir carrera profesional no fue una decisión muy difícil, mis padres siempre me apoyaron y desde que tengo memoria sabía que mi lugar era en la ingeniería, entre números y ecuaciones. Sin embargo, no fue hasta el nivel bachillerato donde gracias al área Físico-Matemático me di cuenta que mi amor por la electrónica y la programación superaba cualquier clase de biología y administración.

El haber tenido un nivel de inglés alto al momento de graduarme del Bachillerato me permitió tomar ventaja en el proceso de admisión y en la contienda por una beca de excelencia en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores Monterrey, campus Querétaro.

Durante la universidad el inglés fue de suma importancia ya que me facilitó tomar cursos en este idioma y más tarde el participar en un programa de intercambio en la ciudad de Gotemburgo, Suecia. Actualmente aprender inglés no solo es un requisito escolar, sino también una herramienta absolutamente necesaria en el mundo profesional.

Podría hablar de las competencias de Matemáticas o de Deportes, sin embargo, creo que la experiencia que más me marcó en el CECA fueron mis días en el área cultural de CUDER. Tantos ensayos, desvelos y estrés siempre valieron la pena. El cargar con un instrumento día y noche me ayudó a comprender y apreciar cosas que no se ven en un salón de clases.

No podría escoger una sola presentación musical en la que no me sintiera orgulloso de ser parte del Centro Educativo Cruz Azul. Representar a mi institución en los concursos del Sistema Incorporado de la UNAM, en recitales de música, en los festivales en el Auditorio del Cooperativismo o durante los espectáculos del 1o de Mayo en el Estadio “10 de Diciembre” fueron experiencias que atesoro y en las cuales tuve la dicha de desarrollar amistades que hasta el día de hoy perduran.

Actualmente me encuentro cursando el segundo semestre de maestría en la ciudad de Nantes, Francia. Esta es una actividad de tiempo completo en la cual aspiro obtener un doble posgrado en el área de Robótica Avanzada.

Gracias a que sostengo una beca del programa Erasmus Mundus puedo dedicarme completamente a mis estudios de posgrado. Sin embargo, en los últimos dos años he fungido como Practicante de Innovación y Diseño en el Centro de Tecnología y Proyectos de Mabe. Y he trabajado como Ingeniero de Software Embebido en el Centro de Investigación y Desarrollo Carso de la ciudad de Querétaro.

Puedo resumir dos sucesos recientes que han marcado mi vida profesional. El primero es el haber obtenido un puesto de ingeniería antes de graduarme en un Centro de Investigación y Desarrollo. Este suceso me permitió trabajar rápidamente con ingenieros de alto nivel obligándome a desarrollar habilidades y obtener conocimientos que más tarde me impulsarían a perseguir un título de posgrado. El segundo acontecimiento fue el obtener una beca completa para el programa European Master on Advanced Robotics Plus en el periodo 2016-2018. Sin duda esta oportunidad no solo me ha permitido viajar y vivir fuera de mi país, sino también el aprender de las mentes más brillantes del área de Robótica en Europa.

Me gustaría agradecer al CECA por haberme distinguido como mejor promedio del Bachillerato Cruz Azul de la generación 2008-2011 y por haber sido pieza clave para obtener una Beca de Excelencia en la mejor universidad privada del país.

 

 

Colors